Sauma Mau
Una vida normal como la de cualquier mujer, había perdido a mi esposo por un cáncer de páncreas y jamás pensé que el turno sería para mi. Haciendo memoria la palabra CÁNCER habia llegado a mi familia tocando puertas de manera fuerte y sonora y por eso la escribo en letras mayúsculas, resaltadas, en negrilla y ligeramente inclinadas para decirle a aquellos pacientes que jamás se dejen doblegar ante una dolencia. Antes de comenzar con mi propia experiencia le doy cavida a la devastadora enfermedad que se llevó a mi compañero de vida.

Un CÁNCER DE PRÓSTATA con todos los signos y síntomas que eso conlleva, no era una dolencia en estadio inicial pues él presentaba una lista interminable de síntomas y signos. Normalmente se detecta mediante un análisis PSA o antígeno prostático específico que es una proteína producida por la próstata y que participa en la disolución del coágulo seminal. Su producción depende de la presencia de andrógenos y del tamaño de la glándula prostática… se conoce como un marcador tumoral de cáncer de próstata.

Me duele escribirlo y recordar lo que su definitiva partidan significa para mi. Su micción era frecuente, débil, interrumpida y con necesidad de hacer fuerza para vaciar la vejiga, urgencia de orinar frecuentemente por la noche, sangre en la orina, sangre en el líquido seminal, disfunción eréctil, dolor o ardor al orinar además de molestias y dolor al estar sentado… todo causado por un aumento del tamaño de la próstata. Al cabo de 7 años, donde pensaba que era remiso aparece un CÁNCER DE PÁNCREAS el cual es uno de los tumores más agresivos del tracto digestivo, cuando el médico dijo que la mayoría de los pacientes con cáncer de páncreas fallecen por esta enfermedad debido a que los tumores se diagnostican tarde, cuando ya no son curables por poco se me congela el alma y el corazón. Sangraban mis ojos y de mi alma brotaban palabras para que él no muriera. La posición del páncreas en el organismo, por detrás de estómago y colon y en íntimo contacto con importantes estructuras abdominales como el duodeno, la vía biliar, las arterias y venas intestinales, la aorta, etc., hace que el tumor invada otros órganos y se extienda con rapidez, ese diagnóstico retumbó entre mis oídos durante muchos días. Se me arrugaba el corazón y el alma la tenía hecha trizas. ¿Acaso Dios no escuchaba mis súplicas para que él no se fuera? Después de un intenso tratamiento su cuerpo se cansó y falleció un 31 de Mayo a las 2:10 pm en la habitación 204 de una prestigiosa clínica de nuestra ciudad.

Pasé a estudiar los mitos que se tejen alrededor de tan devastadora enfermedad, los escribí y los analicé:

1.
Existen yuyos o suplementos de hierbas medicinales que curan el CÁNCER. A mis manos había llegado un artículo que dice:

“CINCO YUYOS CON GRANDES PROPIEDADES MEDICINALES”

El Llanten, la Ortiga, el Diente de León, la Malva, la Carqueja y Oreja de Burro también conocida como Llantén menor o siete venas. Es una planta medicinal con múltiples propiedades antiinflamatorias, antibacteriales, expectorantes, antihistamínicas, antivirales, cicatrizantes y astringentes. Investigué sobre ella y quise compartir algunos datos al escribir mi historia a través de esta travesía que es el CÁNCER.. Nombre científico “Plantago lanceolata L.”, planta perenne, vive durante más de dos años, y se encuentra presente en toda Europa, EEUU, Canadá y Asia Occidental. Ayuda en la limpieza del torrente sanguíneo y la expulsión de los desechos del organismo de forma natural, me la recomendaron, compré la mata y la comencé a ingerir. Resultado incierto, es cuestión ne fe además leí que pacientes toman infusiones de yuyos o suplementos en base a hierbas con la esperanza de que pueden ayudar a curar el cáncer cuando en realidad no existen estudios científicos que demuestren su poder curativo. Algunos de estos suplementos pueden afectar la eficacia de los medicamentos que los médicos prescriben habitualmente y pueden causar efectos secundarios o interferir con la efectividad de las terapias tradicionales. Por esto, es importante que el profesional sepa qué otros tratamientos está recibiendo el paciente.

2. El CÁNCER es hereditario, sólo se presenta en personas con familiares que tienen o tuvieron cáncer. En mi caso eso era posible, mi madre , mi tío y dos primas hermanas pero no siempre es hereditario. La mayoría de los casos de CÁNCER se dan en personas que no tienen antecedentes familiares aunque algunos tipos de CÁNCERÉS se desarrollan con más frecuencia en ciertas familias que en el resto de la población.

3. El CÁNCER inevitablemente lleva a la muerte, yo llevo dos y sigo viva… tener CÁNCER no implica sentencia de muerte. Actualmente- gracias a la existencia de diversidad de tratamientos, más de la mitad de los CÁNCERES que se diagnostican de forma temprana pueden curarse.

4. Si hay metástasis, no hay posibilidad de cura, es decir la extensión del tumor a otra parte del cuerpo más allá de su localización original suele ser un signo de mal pronóstico pero no supone que el CÁNCER sea incurable.

5. La depresión, la angustia y el stress pueden causar CÁNCER. NO escribí en letras mayusculas, esa situación NO genera un riesgo mayor de tener CÁNCER. No existe ninguna investigación o estudio que demuestre la asociación entre sentimientos o estados de ánimo con la aparición de esta enfermedad.

6. Los edulcorantes artificiales causan CÁNCER. ¿Acaso después de tantos años de haber ingerido productos con este tipo de aditivos me llevaron al CÁNCER? Era mejor no hacerme esa pregunta puesto que los sustitutos del azúcar habían sido parte de mi vida durante los 58 años qué tengo de vida: el acelsulfame K, el alitame, el ciclamato, el dulcin, el glicosides de steviol, el glucin, el isomalt, la neohespiridina dihidrocalcona, el neotame, la sacarina, la sal de aspartamo y la sucralosa. Son muchos los alimentos que los tienen además de las denominadas bebidas “light” que contienen, en su mayoría, compuestos como el aspartamo sin que de todos ellos, hasta el momento, se hallan realizado estudios en poblaciones humanas. Me tranquilizó el saber qué NO existen claras evidencias de que ellas produzcan CÁNCER.
Algo de tranquilidad llegó a mi alma… no era culpa mía tener CÁNCER ni tampoco lo había buscado.

7. Las biopsias aceleran el CÁNCER … llevaba 7 biopsias, consisten en la extracción, por medio de una aguja o bisturí, de una pequeña porción de tejido de mi cuerpo.

Una fue realizada con anestesia total y otra con anestesia local, dolieron mucho. La paciencia era importante para conocer resultados 8 días después… la extracción se realiza para analizar la presencia o no de células anormales, precancerosas o cancerosas en el tejido. Ese tejido era parte de mí, extraerlo no fue fácil pero era indispensable hacerlo. Me asaltó una pregunta: ¿La cirugía y las biopsias que me han realizado condujeron a que el CÁNCER se diseminara?.

8. Con la quimioterapia la vida cambia y se la pasa muy mal. Para mi no fue así, el trabajo, las actividades, los deportes, las salidas con amigos, y los hobbies jamás han dejado de existir.

9. Si los tratamientos médicos fallan, las terapias llamadas alternativas son una bendición: la Aromaterapia, la Acupuntura, la Hipnosis. los Masajes, la Meditación, la Masoterapia, la Musicoterapi, Técnicas de relajación, el Taichí y el Yoga. A pesar de que mi esposo siempre me previno sobre el Yoga ese hecho no fue una contraindicación para comenzar a practicarla ¿Qué dice la Iglesia sobre el yoga? y ¿Qué dice el Magisterio sobre esta práctica de oración oriental? No quise averiguar y él ya no estaba para responderme.

10. No hay nada que una persona pueda hacer para evitar el CÁNCER . De inmediato pensé en que si existían: llevar una “VIDA SALUDABLE” que implicaba una alimentación rica en frutas, verduras y legumbres, baja en grasas y carnes rojas; la actividad física regular; mantener el peso corporal en índices normales, evitar el tabaco y disminuir la ingesta de alcohol. Algunos tipos de CÁNCER en sus etapas iniciales pueden no causar síntomas y en este período tienen una alta posibilidad de curación si se detectan tempranamente. En mi caso, esa “detección temprana”, había pasado… lo mío era atípico, indiferenciado, agresivo y no había duda tenía un tumor de alto grado constituido por células grandes.

11.
Fumar NO aumenta el riesgo de contraer CÁNCER. Solo había fumado un par de veces sabiendo que desarrollar CÁNCER aumenta a partir del primer cigarrillo que se fuma. En ese momento sentí tristeza… yo lo había probado aunque no fuera fumadora.

12.
Cuanto más avanzado está el CÁNCER , más dolor genera… este era un mito aunque en mi esposo si se cumplió a pesar de las altísimas dosis de morfina que se le administraban. El dolor llegó a ser insoportable, 20/10. Yo se que el CÁNCER que produce dolor no implica que sea más mortífero, en ocasiones los silenciosos y no dolorosos son más mortíferos. En mi caso estaría dispuesta al consumo de morfina.

13.
El consumo de morfina genera adicción en los pacientes que tienen cáncer, en mi caso estaba dispuesta a consumirla pues es un analgésico opioide que se indica a personas que poseen dolor severo sin que se considerara una adición.

Me había convertido en paciente oncológica… jamás había pensado que un tratamiento me devolvería la esperanza de vivir. Pasaba a la siguiente etapa de mi vida donde le daba importancia a otras cosas.. aparecían las amigas, las arrugas, las canas y los kilos de más y, a pesar de todo valía la pena luchar por un mejor mañana. Soy una más dentro de los millones de sobrevivientes de esta temida enfermedad donde en el 2018, se estima que serán diagnosticados 1 735 350 casos nuevos de cáncer en Estados Unidos y 609 640 personas morirán por la enfermedad. Estamos en el 2019, vivo en Colombia y SIGO VIVA.
Habiendo pasado por un CARCINOMA OVÁRICO diagnosticado después de una ascitis severa, 6 quimioterapias y una cirugía y hoy con un CARCINOMA MAL DIFERENCIADO después de un examen de rutina para controlar el CA 125 puedo decir que vale la pena pelear una guera con mil batallas llamada CÁNCER donde cada paciente realiza su propia travesía.

Para terminar mi relato espero, algún día, ser una de esas pacientes en cuya historia clínica aparezcan las palabras “remisión completa” que significa que todos los signos y síntomas desaparecieron y no es posible encontrar células cancerosas mediante alguna de las pruebas usadas. También es posible un estado de remisión parcial, que ocurre cuando el cáncer se reduce, pero aun existen síntomas que se pueden detectar en los exámenes. Mi caso es irregular, diferente, distinto, especial, extraño, raro, desusado, desacostumbrado, infrecuente, variable… me duelen cada una de esas palabras pues se que es un CÁNCER poco usual cuyo tratamiento requirió de junta médica para determinar si sería el adecuado. En ocasiones me pregunto el para qué someterme a un tratamiento cuyos resultados finales son inciertos… deseo tener una vida relativamente normal donde los cuidados paliativos me ayuden a enfrentar esta enfermedad que tengo que es grave para sentirme mejor. ¿Acaso los síntomas y efectos secundarios de la enfermedad y los tratamientos irían plasmando mi calidad de vida?.

Me convertí en una guerrera que experimenta miedo ante el futuro… Aún retumban en mis oídos aquellas devastadoras palabras de uno de mis médicos cuando le pregunté el significado de terapia de primera línea, terapia de segunda línea y terapia de tercera línea… ¿Cuántas líneas de tratamiento resistirá mi cuerpo? el primer tratamiento que me administraron formo parte de un conjunto estándar de tratamientos con quimioterapia, cirugía y más quimioterapia con intervalos de 21 días… como me dolía escuchar los sinónimos de ese primer acercamiento a una nueva oportunidad de vida: “terapia de inducción”, “terapia primaria” y “tratamiento primario”. Poco a poco me acercaba en recurrir, únicamente, a los cuidados paliativos después de dos diagnósticos tan complejos como los míos, le temía al dolor… el malestar ya eran parte de mi vida y no deseaba desfallecer o que me faltara fortaleza durante todo el tratamiento, durante el seguimiento o al final de la vida. La terapia de segunda línea es el tratamiento que se administra cuando el tratamiento inicial o terapia de primera línea no es eficaz o deja de ser eficaz y la terapia de tercera línea es el que se administra cuando tanto el primer tratamiento, terapia de primera línea, como el tratamiento siguiente, terapia de segunda línea, no funcionan o dejan de funcionar. Me llena de fe para ser optimista aunque sabía que el cáncer se puede encontrar en varias partes del cuerpo… estos no son tipos de cáncer distintos, sino que el cáncer se ha desarrollado en un órgano y propagado a otras zonas. Me dijeron que era otro primario pero puede ser un secundario con el mismo tipo de CÁNCER que el original. Posiblemente las células cancerosas del ovario se diseminaron al pulmón, pleura o mama en donde forman tumores nuevos siendo células cancerosas iguales a las de la mama. Se había propagado… metástasis, gotas de sangre salieron de mis ojos y se me arrugö el corazón.

Ver los resultados de las biopsias se habían convertido en rutina… dos INFORMES DE ANATOMÍA PATOLÓGICA, dos DESCRIPCIONES MACROSCÓPICAS, dos DESCRIPCIONES MICROSCÓPICAS, dos DIAGNÓSTICOS, dos COMENTARIOS.

Como dolía el alma, ese último informe fue desbastador y más después de las palabras que le escuché a uno de mis grandes amigos cuando, después de contarle el resultado de la parología me dijo, me dijo:

— Sandra, le cayó mierda del cielo, cómprese un paraguas.
— A mí solo me caen bendiciones, intentaré salir adelante.

Sin embargo revisé el resultado, consulté en internet y mi única opción era rezar por una pronta mejoría. ¡NO SE RECONOCE ÓRGANO SANO!. Durante dos dias seguidos lloré a pesar de creer que las lágrimas algún día se podían acabar. Deseaba que esta pesadilla se terminara, era un caminar diario intentando no cometer errores y planeando cada nuevas 24 horas con sumo cuidado para no desfallecer. Levantarme y comenzar un nuevo día no era fácil. Recuerdo ese día que llegué al consultorio donde extraerían 5 cortes de lo que era mío… un tumor que día a día crecía e invadía mi superficie mesotelial. Existia una REACTIVIDAD EN LA POBLACIÓN DE LAS CÉLULAS NEOPLÁSICAS. Rápidamente busqué el significado de NEOPLASIA, me asusté mucho pues es un término que se utiliza en medicina para designar una masa anormal de tejido. ¿Acaso esas células que lo constituyen se multiplicaban a un ritmo superior a lo normal y vivían dentro de mi cuerpo siendo parte de mi? Las neoplasias pueden ser benignas cuando se extienden solo localmente y malignas cuando se comportan de forma agresiva, comprimen los tejidos próximos y se diseminan a distancia… ese era mi caso. Sin embargo unía algunas palabras que di en CON LA ESPERANZA DE QUE…

Los marcadores histologicos me abruman, me duele conocerlos y escribirlos pero al hacerlo hago una excelente CATARSIS que me ayudan a purificarme y a sanearme:
“Reactividad en la población de células para AE1/AE3, CK7, CALRETININA, CK5 y CK5/6, reactividad débil para CD34BE12, no hay reactividad para CK20, CEA, WT-1, TTF-1, GATA3, RECEPTORES DE ESTRÓGENOS, p40, PAX8, CDX-2, CA19-9, napsina, calretinina, mamaglobina, CA 125 ni D240”.

Mi PARED INTERCOSTAL sufre está invadida y se extiende en toda la circunferencia de la pared entre los respectivos bordes de las costillas. El médico descartó una cirugía por ser invasiva y traumática para mi cuerpo. Le apunté a la quimioterapia… 4 sesiones de 4:30 horas cada una con sus respectivos efectos secundarios. Ofrecía todo pretendiendo crecer en santidad

Estoy preocupada y abrumada a pesar de contar con un equipo formidable de médicos durante la quimioterapia pendientes de cualquier inquietud: un oncólogo, un médico, varias enfermeras de oncología y otros profesionales de la salud que incluyen farmacéuticos, trabajadores sociales, nutricionistas, fisioterapeutas y dentistas.

Los años han pasado, ya no soy joven, aún me quedan esperanzas y sueños. Tengo 58 años y la edad comienza a notarse, tengo canas, arrugas, cicatrices y una historia. Me muevo lento y la vitalidad se ha disminuido. Hace 2 años llegó la enfermedad, sufro de dolores y he perdido fuerza y vigor. Sin embargo la vida es un regalo y por eso hago de ella algo agradable y fantástico para mí y para mis seres queridos.

Este CÁNCER ha sido una segunda oportunidad de vida para crecer y madurar… aprendo de él pues lecciones de vida a diario me da. Aprendí a apreciar y a agradecer lo simple y sencillo del día a día.

Comenzaría a vivir SIN PRISA PERO SIN PAUSA como dice la sabiduría popular pues las prisas nunca son buenas y ni son buenas consejeras. La prisa es la necesidad o el deseo de hacer algo con rapidez, con urgencia y a mi edad esa ya no existe.

Después de todo bienvenido el CÁNCER que tantas lecciones de vida que ha dejado.

ref:_00D361GSOX._5003x2CtrHN:ref